Tonta romántica

IMG_2631Hola amigas,
Una tonta romántica. Eso soy yo, de esas que le encantan los poemas, esos que hablan de amor, de sentimientos por llegar, de los profundos, de llorar viendo una película en la que se besan con ternura.

Una romántica incurable, creía que eso se pasaba con los años, que todo perdía intensidad, aunque me equivocaba, siento lo mismo que a los 18, no habré madurado. Y es que creo en los milagros, volar a través de una mirada, erizarme en un beso inesperado. Sí, ¡soy una romántica!

De pronto, sin esperarlo, suena una canción mientras miro al cielo y bailamos abrazados sintiendo tus manos en la cintura y dos corazones latiendo. Todo es más hermoso cuando  nos parece mejor. El tiempo se puede detener en esos instantes.

La vida sin romanticismo debe ser mucho más triste, ser tan terrenales debe angustiar, sin fantasía en los pensamientos, con una dosis muy alta de realismo las personas deben perder la ilusión.

¡Sin ilusión no hay vida!

El look de hoy es sencillo, fácil, sutil, llámadlo como queráis, pero tiene un toque romántico único.

Esta camisa a rayas gris y blanca con estas mangas con volumen y volantes sin duda crean armonía en la prenda y en el outfit. Unos culottes marino con una caída impecable. Bailarinas con lazo al tobillo en azul celeste.

No perdáis ni vuestra inocencia y por supuesto el romanticismo, seremos más felices y más humanos sin duda.
IMG_2636IMG_2651IMG_2657IMG_2658IMG_2659IMG_2664IMG_2666IMG_2686IMG_2690IMG_2693IMG_2699IMG_2700
Pantalones Massimo Dutti
Camisa El Corte Inglés
Bailarinas Nichi Seijo
Gafas Rayban
Clutch Gallery 13
Anuncios

Ayer y hoy

IMG_2618Hola amigas,

Hace unos días una gran amiga me pidió en un comentario algo con buen criterio y es que escribiese sobre mi a través de la moda.

Hoy me han venido a la mente con este top de cuadritos momentos vividos en casa. Por supuesto mi madre no compraba nada ya confeccionado, se compraban telas, algo que ahora casi ha dejado de existir. Recuerdo con mucho cariño ir al comercio del pueblo y ver todas esas telas estampadas, de cuadros, raso, colores lisos, formando un arco iris de imaginación, el dependiente que conocía a cada una de sus clientas extendía esos paños como si fuesen un tesoro y ese gran metro con el que no había error posible.

Mi familia era humilde, mi madre compró una tela de cuadros de vichy para hacer unos manteles y unas servilletas, con la tela que sobró nos hizo un vestido a cada una y unos pantalones cortos para mis hermanos. ¡Qué felices eramos con ese look tan indiscreto y qué feos según mi abuela! Ella decía que eramos como parte de la cocina.

Recuerdo los modelos de mi madre. Pobre mía tenia 30 años y aparentaba 50 o más, esos cortes de pelo en cuanto se casaban, esos cardados, esos vestidos midi tan clásicos y nada de escotes, eso ya era impensable, sobre todo en casa, eran todas un poema.

IMG_2543IMG_2549IMG_2552IMG_2581IMG_2587IMG_2593IMG_2610IMG_2614IMG_2622IMG_2627

Pues bien como todo vuelve, aquí tenemos de nuevo el cuadro de vichy, nos volvemos a transportar a aquellos maravillosos años.

Este top me parece muy favorecedor y divertido, fácil de combinar con colores básicos y devolvernos a la infancia.

Lo llevo con estos jeans básicos de flecos, tendencia al igual que el top y con estas sandalias negras tan fáciles como ideales con todo tipo de prendas.

Me apetecía llevar una cazadora porque el tiempo esta revuelto, igual se nubla que sale el sol y te tuestas, así que a cargar con esta denim en color coral tan favorecedora, es larga como sabéis, ahora son maxi cazadoras tipo masculino.

Espero que hayáis pasado un magnifico fin de semana, gracias por leer estos post que lo único que pretenden es acercaros al mundo apasionante de la moda de un modo diferente.IMG_2539

Pantalones, top: Zara

Cazadora: El Corte Inglés

Sandalias: Stradivarius

Bolso: Purificación García

Gafas: Coach

Y llegó sin esperarlo

IMG_2284

Hola amigas

Dicen que todo llega cuando no lo esperamos, cuando desistimos en el empeño de que algo ocurra.

Cada día se despertaba esperando esa llamada, aun con los ojos sin abrir, el pelo revuelto, corría a la mesa donde había dejado el móvil la noche anterior. Olvidó llevarlo con ella a la cama como hacía habitualmente, pensó por un instante que justo hoy seguro que estaría el número en esa pantalla tan llena de huellas. Lo miró  una y otra vez, no había llamadas, mensajes, no había nada, publicidad y un aviso de cumpleaños que le hizo sentirse aun peor. Era el cumpleaños de María, la amiga que los había presentado, esa que ya le advirtió de que no era alguien en quien se pudiese confiar, no era el hombre que pudiese hacerla feliz, él era divertido, zalamero, con una gran autoestima, sobre todo era alguien para divertirse sin más pretensiones.

Dudó sobre llamar a María, lo que menos le apetecía era explicarle que a pesar de sus advertencias había roto todas las promesas que le hizo, se había ido enamorando y lo peor de todo ¡¡él lo sabia!!

Mirando esa pantalla y dudando en marcar o tirar el teléfono por la ventana, no hizo ninguna de las dos cosas, se dispuso a desayunar entre suspiros y recuerdos. No deseaba hablar con nadie que no fuese él, tantas cosas por decirle. O quizá tantas otras que no debió decir, que absurda se sentía, habían pasado meses, sin embargo parece que fue el día anterior cuando la abrazó para decirle al oído cuanto la quería, cuanto significaba para él como amiga, solo eso, ¡como amiga!

Unas lágrimas se deslizaron por sus mejillas mientras se tomaba ese café amargo, no había tiempo de más lamentaciones, se pasará, quizá un día…

Un año más tarde todo había vuelto a la normalidad más absoluta. La luna dejaba ver los cerezos en flor desde la ventana. Ya no esperaba nada, todo era lejano, se sentía en paz, dispuesta a darse una ducha y ver una película tan romántica como ella.

Una llamada la hizo volver al salón, con el consiguiente enfado por el momento tan inoportuno. Miró para comprobar si merecía la pena descolgar,  su cara palideció, se sentó y dejo sonar hasta darle a ese teléfono verde de la pantalla.

Hola soy yo, no puedo dejar de pensar en ti, te necesito…..

Todo llega cuando no lo esperamos, con este look no espero nada, solo que os encante tanto como a mi, las prendas sencillas, con estilo y que nos identifiquen es a lo que aspiro en esta profesión, personalidad le llamo yo.

IMG_2287

Un jersey amarillo mostaza oversize con una caída espectacular y mangas anchas.

Lo llevo con un pantalón blanco de campana y un collar de plumas  original.

IMG_2288IMG_2298IMG_2299IMG_2306IMG_2322IMG_2333

Espero que disfrutéis de la semana y que os llegue todo lo bueno de la vida sin esperarlo.

IMG_2309

Jersey, pantalones: Massimo Dutti.

Sandalias: Unisa

Gafas: Rayban

Collar: Alabama, Alicante

Bolso: Luis Vuitton