Salta en los charcos

img_0506

Hola amigas,

No me preguntéis por qué, pero hoy he estado recordando secuencias de mi infancia y del colegio, esos días de lluvia y la distancia que tenía que recorrer a diario para ir a clase. Era inhumano, pero cuando eres niño todo lo vives diferente, no hay nada que se te resista, no lo ves como algo terrible sino todo lo contrario, era una aventura diaria y sí, en el cole nos enseñaban matemáticas, lengua y otras materias, pero en cuestión de amigos y de la vida se aprendía mucho más en ese camino que teníamos que recorrer cada día.

Esos días de lluvia los recuerdo con mucho cariño, puedo sentir a mi madre poniéndome las botas de agua, siempre eran más grandes que tu pie, supongo que por eso de que te durasen más de un año (ay esos algodones) jajajaja y a correr para buscar a los compañeros, que como si del camino del Rocío se tratase,a saltar en los charcos. Que bien lo pasaba y cuánto me reía, competir para ver quien salpicaba más agua ¡era genial!

Igual que en ese momento ahora hay días que me apetece saltar en los charcos, mojarme los pies y sentir la sensación de nuevo.

Sería una buena idea reunir a los amigos de entonces y volver a hacerlo juntos, en vez de esas reuniones que se hacen de antiguos alumnos, seguro que se pasaría mejor que cuando vas encorsetado y todos mirando a todos para ver quien se conserva peor o enterarse de lo que fue de sus vidas, mucho más instructivo saltar en los charcos y salpicar al que peor te cae.

El look de hoy es perfecto para saltar y mojarse con él, me lleva a esa época, nada de encorsetada, libre como el viento y divertido a la vez que lleno de estilo y personalidad.

Un abrigo con carácter y fuerza, queda perfecto con cualquier look. Es de esas prendas fondo de armario y sin duda perfecto para cualquier ocasión, con vestido, jeans o lo que desees.

Y como no podía ser de otro modo, con estas botas altas planas, saltar es fácil.

No dudéis en probar la sensación.

Gracias por estar siempre y por vuestros comentarios y visitas.

img_0508img_0513img_0515img_0521img_0524img_0525img_0528img_0530img_0533img_0540

Vestido y Abrigo: Gallery 13, Alicante

Botas: Italianas (old9

Bolso: Massimo Dutti

Gafas: Carrera

Collar: Classy Priveè, Alicante

Anuncios

Sensaciones

img_8451

Hola amigas

Me encanta tener sensaciones nuevas, historias nuevas que contar, vivencias únicas para soñar.

Le dije que tenía una sensación extraña. No dejaba de llover mientras devoraba un libro, me estaba transportando a un lejano lugar que no había visto en mi vida, pero me pareció muy familiar, al igual que los personajes de la novela. Todos ellos tenían algo similar a nosotros, no entendía por qué.

Qué extraña sensación. Me encantaba, y  a la vez me aterraba, comprobar como cada párrafo que leía me acercaba a momentos de mi vida que incluso había olvidado, que había preferido olvidar ya que me hacían daño, y cuando algo me lleva al sufrimiento lo quiero fuera de mi.

¿Qué significaba esta sensación? Debería analizarlo con mi psicólogo. Esos momentos fueron deliciosos, con una taza de té en la mano, un moño medio hacer y dejando que la luz entrase por la ventana mientras veía por un instante como las gotas de lluvia resbalaban por el cristal. Pude leer  esa parte en la que la madre de la protagonista en la novela, al igual que la mía, le acariciaba el pelo y le daba un beso largo en la frente, solo deseaba verla feliz y ella no sabía que en ese momento tenía todo cuanto necesitaba para serlo. Deseaba lo que no necesitaba, deseaba y ansiaba lo que jamás la hizo feliz. Me levanté despacio del sillón y me dirigí a la terraza, necesitaba que la lluvia mojase mi cara, las lágrimas se confundían con ella y la sensación fue maravillosa.

El azul me da muy buenas sensaciones y este look esta lleno de él. Este jersey de lana mezclada en distintos tonos de azul amplio y grueso para estos días de invierno, con camisa blanca debajo ya que, a mi al menos, la sensación de la lana en la piel no me es agradable.

Un pantalón palazzo en tejido de algodón tan agradable al tacto como fáciles de llevar por su diseño y un foulard en azul añil tan mio, no sé ir sin ellos, adicta me definiría yo.

Ya desde casa deseo que tengáis maravillosas sensaciones de vuestro puente quien haya vuelto y quien no que siga acumulando muchas de ellas y que todas sean positivas.

Gracias por vuestra fidelidad y cariño.

img_8456img_8477img_8481img_8486img_8492img_8496img_8498img_8499

Pantalones y Jersey: El corte Inglés

Camisa: Gallery 13

Botas: Massimo Dutti old

Foulard: Massimo Dutti

Gafas: Rayban

Bolso: Louis Vuitton

A cada paso

img_8227

Voy por la vida hilvanando traspiés
como una estúpida.
Mas cada día yo pienso esta vez
sera la ultima.
No se que hacer no se como evitar
ir por el mundo así
Siempre dispuesta para tropezar
lo mismo aquí que allí.

Creo, que haciendo el tonto por la vida voy
Creo, que en medio de un berenjenal siempre estoy
A cada paso que doy.

Ir de narices contra una pared
resulta cómico
Mas repetirlo una y otra vez
es un mal crónico.

Creo, que haciendo el tonto…

A cada paso que doy, no se
que hacer para evitar el tropezón.
No se, no se que hacer
para encontrar la solución

A cada paso que doy.

A cada paso es un salto mortal
algo enigmático
a cada paso es un paso fatal
un fin dramático.

Y se, y se que soy
casi un peligro publico
Y se, y se también
que soy un caso único

Luz Casal

No se si tan exagerado, pero a veces me siento como define Luz en esta canción, que como todas las suyas me encantan.

En otros momentos me digo “Si lo estoy haciendo genial”. Con ésto me quedo, que nadie me va a decir a mi que soy un desastre ni una calamidad, que la vida esta hecha para tropezar, levantarse, reír, llorar, bailar, comer, andar, sentir, mil cosas y sentimientos que cada cual los vive como puede, como quiere o como sabe, eso si, sin hacer daño gratuito y siendo un caso único que es lo que nos hace ser especiales.

A cada paso he creado este look tan especial como fácil y delicado.

Una camisa protagonista, con entredoses con una sencillez y estilo que me enamoran cada vez que los miro. Su blanco impoluto es perfecto para cualquier hora del día  y cualquier otra prenda con la que queramos combinarla.

La chaqueta es una prenda exclusiva de Carolina Herrera en color camel perfecta para cualquier look y con este me encanta por supuesto. Con estos jeans Italianos queda francamente perfecta.

img_8231img_8246
img_8234img_8260img_8237img_8241
img_8252img_8263img_8264img_8273img_8277

Chaqueta: Carolina Herrera (old)

Pantalones y camisa: Classy Privee, Alicante

Zapatos: Guess (old)

Bolso: Uterqüe

Gafas: Rayban